Abuso sexual Judiciales Sociedad

Fue encontrado culpable por ser autor de abuso sexual calificado, y quedará en prisión preventiva.

El tribunal penal colegiado integrado por los jueces Nazareno Eulogio, Diego Fernando Chavarría Ruíz y Mario Oscar Tommasi resolvieron por unanimidad que el imputado R.S. resulta ser autor penalmente responsable de los hechos de abuso sexual calificado en perjuicio de una niña -hoy adolescente-, delito que tiene una pena prevista entre 6 y 15 años de prisión.

En la audiencia del veredicto no estuvo presente el juez Juan José Nazareno Eulogio, por encontrarse de licencia, según fuentes judiciales que fueron consultadas.

Las partes estuvieron presentes, incluyendo el público que fuera admitido por expreso pedido de la víctima, a fines que sus amigas hicieran de contención emocional a tan decisivo momento. Del lado del imputado, estuvo acompañado por su esposa y su madre, quienes se sentaron próximos a aquel, escuchando atentamente el fallo del tribunal.

El querellante particular Cristian Pettorosso, culminada la argumentación del tribunal, pidió la inmediata detención del acusado, por entender que existía a partir de ese momento peligro de fuga; planteo al que adhirió la fiscalía representada por Adrián De Lillo, agregando que también concurría cierto peligro de entorpecimiento a la investigación, porque resta hacer otro juicio para graduar la pena a prisión que corresponde aplicar.

En efecto, Pettorosso señaló como argumento principal de su exposición “la magnitud de la pena en expectativa, cual trepa hasta 15 años de encierro, siendo prudente encarcelar preventivamente al acusado, porque al haber escuchado éste su destino a prisión, es lógico apreciar que pasará por su cabeza darse a la fuga.

Ante la ausencia del juez que oficiara en presidencia del tribunal, motivó que el abogado de la víctima pidiera que los dos jueces allí presentes resolvieran la prisión preventiva, lo que fue negado por ambos magistrados, atento que les faltaba un integrante para decidir.

Ante dicha situación inusual, valorando que el imputado arribara al juicio en libertad, y temiendo que se escape el recientemente condenado, Pettorosso pidió al Ministerio Público Fiscal que proceda de inmediato a arrestar al mismo con la policía, hasta que se pudiera plantear el tema ante otro juez penal, lo cual sucedió breves momentos después, al arribo del juez Maximiliano Bagnat, quien asistió desde San Martín de los Andes en forma virtual, como juez de garantías para resolver la prisión preventiva pedida por Pettorosso, y avalada por los acusadores públicos, De Lillo y José Luis Espinar, en representación institucional éste último por los derechos de los niños y adolescentes victimizados.

“NO HICE NADA Y NO ES NECESARIO IR A PRISION”

Una situación que no pasara desapercibida para todos los oyentes en la Sala de Audiencias del edificio de tribunales penales de Villa La Angostura, fue el uso de la palabra que por derecho concedió el juez Bagnat al condenado, cuando éste -asistido por la defensoría oficial a cargo de Sol Valero- dijera “no haber hecho nada y que no era necesario ir a prisión”.

En ese sentido, la defensora Sol Valero pidió que el condenado siga libre, puesto que R.S. habría cumplido con todas las reglas de conducta y obligaciones accesorias que se le impusieran, y que a pesar de contar con familiares en Chile, nunca se evadió del proceso y concurrió al juzgado cada vez que se lo han pedido.

Como segundo planteo, la defensa oficial requirió que, en caso de no prosperar la libertad provisoria que había pedido, se dispusiera prisión domiciliaria en la casa del condenado, ubicada en barrio norte de esta localidad.

Finalmente, el juez Bagnat hizo lugar al pedidos de los tres acusadores, De Lillo, Espinar y Pettorosso, ordenando la prisión preventiva por término de tres meses, tiempo suficiente -estimó el magistrado- para que el tribunal proceda a fijar el monto de la condena y eventual revisión de la misma ante otros jueces.

Visiblemente angustiado, sobre el final, el acusado quebró en llantos.

Consultado el abogado Cristian Pettorosso a la salida del juicio, dijo a este medio “mi asistida está satisfecha porque se ha logrado lo que anhelaba desde hacía mucho tiempo, largos años. Esto repercute positivamente en su salud. En un desahogo que facilita la apertura al comienzo de una nueva etapa en su vida. Estuvo al borde de morir, y ahora siente que nace de vuelta.

Quiero resaltar el activo acompañamiento de la Defensoría de los Derechos de Niños y Adolescentes, que supo contener a la víctima en momentos cruciales del proceso, máxime cuando tuvimos que cargar tintas por la inactividad fiscal al comienzo de esta causa que estaba archivada durmiendo en un cajón del primer piso”.

Sin embargo, a pesar de esas críticas, también indicó Pettorosso que el fiscal De Lillo tuvo sobre el final de esta causa una actuación muy comprometida y destacada con el objetivo de justicia impulsado por nosotros, y hay que reconocerlo, siendo su alegato muy sólido, en un caso que, por cierto, ha sido complejo.

“Hoy le tocó llorar al condenado, y esas lágrimas que sus manos intentaran tapar al cubrirse la cara, son apenas nada comparadas con todos los llantos que vio la mamá durante tantos años, cuando la nena se encerraba en la habitación y quería matarse”

“No creo en la Justicia, creo en la labor de lo abogados” concluyó la madre.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: