Judiciales Sociedad

Investigan a una empleada de la fiscalía de San Martín por robo de evidencia

Ya hay una investigación sumaria en marcha que quedó en manos del Tribunal Superior de Justicia (TSJ). Investigan a una empleada de la fiscalía de San Martín por robo de evidencia

Un conflicto de pareja desató un escándalo en la Fiscalía de San Martín de los Andes, luego de que una empleada administrativa de ese organismo fuera denunciada por su ex, quien contó que la mujer había robado evidencia de las causas y las tenía en su casa. La investigada ya fue suspendida de su cargo.

Según consignó el portal Realidad Sanmartinense, el hecho fue descubierto en abril, aunque recién tomó trascendencia esta semana a través de dicho medio. De acuerdo a lo relevado, una empleada administrativa de la fiscalía con sede en la localidad cordillerana estaría siendo investigada por el robo de evidencia a raíz de una denuncia de su expareja.

Es que en abril pasado, su ex la habría denunciado por violencia tras una discusión, exposición en la que además hizo saber de la presunta presencia de “sospechosos sobres” en la vivienda que compartían, aparentemente paquetes con elementos que en realidad constituían secuestros ordenados por el organismo de justicia.

La denuncia la recibió el entonces fiscal -y hoy juez de garantías- Maximiliano Bagnat y de inmediato se puso en marcha una investigación para determinar la veracidad de sus dichos, tanto sobre la mujer como sobre sus superiores.

Uno de los elementos secuestrados que se encontrarían en poder de la empleada de la fiscalía sería un celular Iphone, además de dinero y otros objetos. Es por esto que, al verificarse que el dispositivo señalado no estaba presente en las oficinas judiciales, se solicitó un allanamiento a la vivienda de la investigada.

En simultáneo, la mujer fue suspendida de su trabajo mientras avanzaba la investigación.

Lo cierto es que en el allanamiento no se habría logrado dar con el celular, aunque sí otros elementos que confirmarían lo dicho por su pareja y la complicarían ante la Justicia. Por su parte, la empleada ya habría prestado una declaración contrapuesta a la del denunciante para limpiar su nombre.

Lo que pone en jaque también a los superiores de la empleada investigada es que el robo de la evidencia pasó totalmente inadvertida, y se cree que simplemente se habría considerado como un “traspapelado” ocurrido durante la mudanza de la oficina judicial.

La asistente letrada de la fiscalía, Inés Gerez, es actualmente una de las investigadas internamente, dado que era la responsable administrativa designada de la oficina.

No se pudo conocer más detalles de la investigación pero desde la fiscalía sí se confirmó que hay una investigación sumaria en marcha, que quedó en manos del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: