Policiales Tránsito y Transporte

La muerte se pasea por las rutas de la región

Se repiten los excesos de velocidad, el alcohol al volante y el catálogo de infracciones.
La muerte se pasea por las rutas de la región

Si existían dudas acerca de que la muerte acecha en las rutas de la región que componen las provincias de Río Negro y Neuquén, lamentablemente se despejaron durante el luctuoso fin de semana. Es cierto que hay vías que quedaron chicas y que -por estos días- registra un movimiento intenso en virtud de la exitosa temporada turística; pero también lo es el hecho de que se repiten los excesos de velocidad, el alcohol al volante y el catálogo de infracciones que se conocen literalmente hasta el hartazgo; todo con el agravante de que no alcanza con cumplir a rajatabla las normas de tránsito, porque nadie está exento de cruzarse con un imprudente o con alguien que ha decidido lanzarse a la ruta sin haber descansado convenientemente.

Un hombre murió y sus familiares (esposa y tres hijos pequeños) sufrieron heridas graves, al chocar contra un camión, en la Ruta 22 a pocos kilómetros de Chichinales. Iban en auto. La muerte también irrumpió en Varvarco, donde falleció una mujer que salió literalmente despedida de una camioneta que cayó a un acantilado. Mientras que en otro accidente perdieron la vida tres mujeres, por el choque del auto en que el que viajaban. Ocurrió en la zona de La Rinconada, cerca de Junín de los Andes.

Otro de los accidentes del fin de semana da cuenta del peligro que implica el exceso de velocidad: un auto chocó de atrás a un camión con acoplado, en Ingeniero Huergo. Según dijo el camionero, el velocímetro del auto estaba clavado en 180km/h pese a que estaban cerca del ingreso a la localidad. Doloroso por donde se lo aborde, pero no hay dudas de que -si la velocidad era otra- podría haberse evitado tan brutal impacto.

En materia de borrachos al volante alcanzará con decir que a los casos que cada fin de semana informa la Municipalidad de Neuquén, se sumaron los de las localidades rionegrinas de Cipolletti, Cinco Saltos y Barda del Medio que arrojaron 40 conductores con exceso de alcohol. En Neuquén directamente rige el alcohol cero, pero son muchos y muchas los que lamentablemente no cumplen.

Ni las multas, ni los llamados a la reflexión que realizan las entidades que nuclean a familiares de víctimas de accidentes (e incidentes) de tránsito logran que todos -o al menos la inmensa mayoría- recapaciten. Alcanza con realizar una recorrida por la zona céntrica de la ciudad de Neuquén para constatar de modo fehaciente e inequívoco que los que hablan por teléfono mientras conducen, los que estacionan en doble fila y los que se detienen sobre la senda peatonal no declinan en su peligrosa actitud. Tampoco los que incumplen las señales de los semáforos… Y eso que se trata de la zona con mayor presencia policial y de inspectores de tránsito de toda la provincia.

Con semejante nivel de incumplimiento de las normas básicas y elementales, es penosamente natural que se multipliquen accidentes en calles y rutas, como el que ocurrió, acaso, en Ruta Nacional 237 a la altura de Picún Leufú, donde un vuelco dejó tres heridos. La posibilidad de cambiar este presente está, al igual que el volante, en manos de los conductores.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: