Incendios Forestales Judiciales

Por comer tortas fritas, no apagaron el fuego y se quemaron más de seis mil hectáreas

Por decisión del juez de Garantías Juan Pablo Laurense, la identidad de los seis imputados en el caso no puede difundirse en los medios de comunicación, como así tampoco las imágenes de la audiencia que se desarrolló mediante la plataforma virtual Zoom en el mediodía de este martes, para que no sean identificados.

El fiscal Francisco Arrien reformuló los cargos y les atribuyó la culpa por el incendio que, en enero de este año, consumió más de seis mil hectáreas de bosque nativo y forestaciones de pino.

Seis personas cuya identidad el juez de Garantías Juan Pablo Lauence impidió publicar, aunque ya habían salido anteriormente en la prensa, fueron reformalizadas por el fiscal Francisco Arrien de El Bolsón, por su responsabilidad en los siniestros incendios que asolaron a la comarca Andina el pasado verano.

Se trató de una readecuación de la acusación que el representante del Ministerio Público Fiscal desplegó contra las personas domiciliadas mayoritariamente en Fernández Oro y Cipolletti y que por aquellos días visitaban a otro de los imputados que ocupaba el predio en donde se originó el siniestro.

Arrien indicó que el 24 de enero de este año, en horas de la mañana, los seis involucrados pasaban el día en un lote ubicado en el barrio Mirador de Los Repollos que uno de ellos ocupaba. Encendieron fuego con intenciones de cocinar sobre una parrilla y una sartén unas tortas fritas que habían amasado.

Los acusados no prestaron atención a la presencia de un pilar a escasos 50 centímetros del fuego y alrededor de las 13:00 horas, cuando terminaron de comer, abandonaron el lugar sin apagar el fuego correctamente.

Lo que siguió es conocido por todos: el fuego se expandió vorazmente quemando más de seis mil hectáreas de bosque nativo y forestaciones de pino, todo como consecuencia de un accionar imprudente de los acusados que no observaron el debido cuidado que ameritaba su accionar para asegurarse de que el fuego se encontrara extinguido.

Para Arrien, el deber de cuidado debió ser extremado teniendo en cuenta las condiciones climáticas imperantes por entonces: altas temperatura y escases de lluvias, como así también las condiciones del lugar en el que dejaron el fuego encendido, ya que a muy pocos metros de allí existía un pinar.

El accionar desplegado por los acusados puso en peligro concreto a la seguridad pública ya que por caso colocaron en peligro de muerte a tres personas, que ese día a la medianoche, al advertir que el fuego se encontraba a solo 20 metros de sus viviendas y que estaban rodeados por las llamas, tuvieron que resguardar sus vidas en una lancha, trasladándose al centro de una laguna y siendo rescatados recién a media mañana del día siguiente, según describió Arrien.

Los hechos descriptos fueron encuadrados en la figura de estrago por incendio culposo agravado y cada uno de los acusados fue considerado coautor del hecho. El delito que les atribuyen está contemplado en el artículo 189, segundo párrafo del Código Penal de la siguiente manera: “Será reprimido con prisión de un mes a un año, el que, por imprudencia o negligencia, por impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los reglamentos u ordenanzas, causare un incendio u otros estragos.

Si el hecho u omisión culpable pusiere en peligro de muerte a alguna persona o causare la muerte de alguna persona, el máximo de la pena podrá elevarse hasta cinco años”.

El fiscal Arrien sustentó la reformulación de cargos en actas, partes diarios e informes de Policía de Río Negro, SPLIF, Bomberos Voluntarios, Policía Federal Argentina y numerosos testimonios recolectados en el legajo judicial.

El defensor particular Elio García advirtió que ninguno de sus asistidos iba a declarar ante el juez de Garantías y concluyó que no encontró discordancia alguna entre la plataforma fáctica descripta y la calificación legal ni tampoco había notado ningún tipo de actividad procesal defectuosa, por lo que no encontró ningún elemento para plantear objeciones formales al pedido fiscal.

La investigación se extenderá hasta el lunes 4 de abril de 2022, momento en que debería ser presentada la acusación para continuar con el caso a juicio, aunque el juez Laurence instó a las partes a que dialoguen para intentar arribar a una conclusión y una salida alternativa al conflicto primario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: