Actualidad Coronavirus Vacuna COVID-19 Variante Delta

La amenaza global de la variante Delta plantea una nueva era de la pandemia para los no vacunados

El informe de los CDC de Estados Unidos que se conoció hoy reveló que la guerra contra el COVID-19 ahora ha cambiado.

Tiene que ver con el avance científico y también con una batalla comunicacional para que las sociedades comprendan que la vacunación proporciona una protección sustancial contra el virus y no la sometan más a debate. Cómo actúa cada vacuna disponible frente a la variante originaria de la India

La cepa ya es dominante en Europa y ahora hay preocupación en la región de Latinoamérica (EFE)

La variante Delta de COVID-19, una de las variantes de preocupación según la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su alta contagiosidad y no por su letalidad, presente hoy en 124 países, es hoy uno de los ítems de esta pandemia por el virus SARS-COV-2 que más preocupa a la comunidad científica porque para impedir su transmisión se necesitan sociedades completamente vacunadas con el portfolio de inmunizaciones vigentes contra el COVID-19.

Es central que los Estados y sus respectivas autoridades sanitarias comprendan que la única herramienta eficaz contra las nuevas variantes como la Delta son los esquemas de vacunación completos.

La cepa ya es dominante en Europa y ahora existe la posibilidad real de expandirse en la región de Sudamérica. Brasil confirmó la semana pasada que la variante ya es de circulación comunitaria, y en Paraguay, hay indicios de que también lo sea. Esto pone en alerta a la Argentina, no solo por tratarse de una región fronteriza con éstos países, sino también porque ya se han registrado casos de COVID-19 con variante Delta, y se estudian los nexos epidemiológicos en provincias con casos como Córdoba, Salta y también la Ciudad de Buenos Aires.

La extensión en el tiempo de la pandemia, la escasez en la producción de las vacunas y la falta de acceso son algunas de las razones que conforman un escenario árido para que las sociedades estén protegidas contra las nuevas variantes. El caso argentino presenta una brecha muy grande aún entre vacunados contra el COVID-19 con una dosis: 24.919.053 personas (54.40%)y los vacunados con dos dosis: 6.865.086 personas (14,99%).

Se acumulan vacunas sin aplicar, en los brazos de la gente; y sin distribuir, y no se logra establecer una velocidad diaria de inoculados, que debiera superar los 500.000 vacunados por día. Así la contagiosidad, ante las nuevas cepas se dispara y crece a la amenaza sobre un eventual colapso del sistema de salud.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos en un informe conocido hoy fueron contundentes al establecer una comparación entre la variante Delta del coronavirus por su alta contagiosidad con la varicela. Y que si bien podrían causar enfermedad grave, los vacunados no corren riesgo de muerte. Y además sirvió como una fuerte apelación a los antivacunas y a todo aquellos que pongan en tela de juicio la trascendencia en este momento pandémico de apostar por la vacunación contra el COVID-19.

“Los funcionarios de salud deben reconocer que la guerra contra el COVID-19 ha cambiado. Ninguna persona vacunada murió, pero sí tuvo síntomas. Es uno de los virus más transmisibles que conocemos, tanto como el sarampión o la varicela”, sostuvo Rochelle Walensky, directora de la agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos estadounidense. “Creo que la gente debe entender que no estamos llorando lobo aquí. Esto es serio.

El avance de la citada variante Delta -oriunda de la India- impulsó a la marcha atrás de los CDC sobre las recomendaciones de uso de los tapabocas para todas las personas, incluso para los estadounidenses completamente vacunados.

La infección con la variante Delta -oriunda de la India- produce acumulación del virus en las vías respiratorias que son diez veces más altas que las que se ven en personas infectadas con la variante Alpha. (REUTERS)

Sin embargo, las datos de los CDC indican que las vacunas son altamente efectivas para prevenir enfermedades graves, hospitalización y muerte en personas vacunadas. También es cierto que las personas vacunadas infectadas con la variante Delta concentran grandes cantidades del virus en la nariz y la garganta.

El documento del CDC tiene una nota urgente al pie, insistiendo en que la agencia de control de las infecciones de Estados Unidos debe renovar su mensaje público para enfatizar que la vacunación es la mejor defensa contra una variante tan contagiosa que actúa casi como un nuevo virus diferente.

La nueva cepa oriunda de la India es más transmisible que los virus que causan el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), el ébola, el resfriado común, la gripe estacional y la viruela, según el informe. El próximo paso inmediato para la agencia es “reconocer que la guerra ha cambiado”, dice el documento, que en realidad fue una presentación de diapositivas interna de los CDC en la que muestra la lucha de la principal agencia de salud pública del país para persuadir al público de que adopte medidas de vacunación y prevención, incluido el uso de máscaras, a medida que aumentan los casos en los Estados Unidos.

“La infección con la variante Delta produce cantidades de virus en las vías respiratorias que son diez veces más altas que las que se ven en personas infectadas con la variante Alfa, que también es altamente contagiosa”, prosigue el informe y destacó que la cantidad de virus en una persona infectada con Delta es 1000 veces más que lo que se ve en personas infectadas con la versión original del virus. El documento de los CDC se basa en datos de varios estudios, incluido un análisis de un brote reciente en Provincetown, Massachusetts, que comenzó después del Día de la Independencia del último 4 de julio, en esa ciudad. Días después de los festejos, ese grupo había aumentado a 882 casos. Alrededor del 74% fueron vacunados, dijeron los funcionarios de salud locales.

Un informe interno de los CDC asegura que la variante Delta es tan contagiosa como la varicela

Una de las diapositivas indica que existe un mayor riesgo entre los grupos de mayor edad de hospitalización y muerte en comparación con las personas más jóvenes, siempre hay que sumar como “dato protector” para el individuo el estado de vacunación. Otros datos agregan que hay 35.000 infecciones sintomáticas por semana entre 162 millones de estadounidenses vacunados.

Lo que más preocupa de la variante delta, identificada por primera vez en la India, no es que enferme más a la gente, sino que se propaga mucho más fácilmente de persona a persona, aumentando las infecciones y hospitalizaciones entre los no vacunados.

“El mayor riesgo para el mundo en este momento es Delta”, dijo la microbióloga Sharon Peacock, que dirige los esfuerzos en el Reino Unido para secuenciar los genomas de las variantes del coronavirus, y lo calificó como la “variante más fuerte y rápida hasta ahora”.

El documento describe también los“desafíos de comunicación” que tienen las autoridades sanitarias de los Estados Unidos y del mundo sobre cómo explicar el carácter protector de las vacunas y crear públicos convencidos sobre temas a su alrededor: sobre la eficacia de las vacunas que cada día avanzan en probar combinaciones y extra dosis o refuerzos para seguir protegiendo a las sociedades contra el COVID y de manera progresiva lograr perforar la pandemia. También deja en claro que la vacunación proporciona una protección sustancial contra el virus. Pero también establece que los CDC deben “mejorar las comunicaciones sobre el riesgo individual entre los vacunados” porque ese riesgo depende de una serie de factores, incluida la edad y si alguien tiene su sistema inmunológico comprometido.

El documento incluye datos de los CDC de estudios que muestran que los pacientes inmunodeprimidos y residentes de hogares de ancianos, posiblemente necesiten una dosis adicional (booster) de la vacuna contra el COVID-19. La presentación destaca la abrumadora tarea que enfrenta el CDC. Debe continuar enfatizando la eficacia probada de las vacunas para prevenir enfermedades graves y la muerte, reconociendo al mismo tiempo que las infecciones de avance más leves pueden no ser tan raras después de todo, y que los individuos vacunados están transmitiendo el virus.

A comienzos de mayo, se les dijo a las personas que ya no necesitaban usar máscaras en interiores o exteriores si habían sido vacunadas. Pero ahora, la nueva guía refleja un cambio estratégico frente a la irrupción de la variante Delta. Incluso las personas que están vacunadas deben usar máscaras en interiores en comunidades con una propagación viral sustancial o cuando estén en presencia de personas que son particularmente vulnerables a infecciones y enfermedades.

¿Qué tan efectivas son las vacunas contra la variante?

Desde los primeros casos registrados en el mundo, los especialistas alertaron acerca de su “alta contagiosidad” (EFE)

Sobre la efectividad del portfolio vigente de vacunas contra el COVID-19 New England Journal of Medicine publicó un cuadro donde se da cuenta de la eficacia que tiene cada vacuna frente a esta variante. En el mismo se da cuenta de que Pfizer protege un 36 por ciento con una dosis y 88 con dos; AstraZeneca, 30 por ciento de eficacia con una aplicación y 67 con dos. Con respecto a Sputnik, indicaron que protege un 90 por ciento con dos dosis. Respeto a Moderna, es efectiva pero no detallaron el porcentaje. Johnson & Johnson, con su mono dosis, tiene tiene una efectividad de 33 por ciento. De Sinovac y Cansino no se encontraron datos hasta el momento.

Expertos australianos hicieron saber a su población que la variante Delta puede propagarse durante un breve encuentro que dure entre cinco y diez segundos. Paradójicamente, delta nació casi sin que las autoridades sanitarias lo percibieran: mientras en diciembre de 2020 el mundo miraba hacia el Reino Unido y se descubría una mutación allí surgida, que se expandió rápidamente por toda Europa, en simultáneo, pasaba inadvertido que en una región de la India con casi el doble de población que Reino Unido se detectaba la variante hoy llamada Delta, de la cual no se supo sobre su peligrosidad hasta que se convirtió en dominante, en la primavera boreal de 2021.

Así, a la mayor capacidad de transmisión, la variante sumó luego su aptitud de eludir los anticuerpos generados por las vacunas, que se vio que podría ser hasta ocho veces mayor que la del coronavirus original, según un reciente estudio in vitro. Mientras la comunidad científica internacional continúa investigando esta cepa, la semana pasada la OMS citó dos estudios que advierten de la mayor peligrosidad de la mutación surgida en la India.

New England Journal of Medicine publicó un cuadro donde se da cuenta de la eficacia que tiene cada vacuna frente a esta variante

Según el estudio canadiense, los riesgos para la salud con la variante Delta son significativamente mayores que con los primeros tipos de coronavirus: las posibilidades de hospitalización aumentan en torno al 120%, y las de necesitar cuidados intensivos son de alrededor del 287%. El riesgo de muerte asciende, por tanto, según los expertos, a más de un 137%.

Para el estudio de China, se examinó a personas que estaban en cuarentena tras haber tenido un contacto estrecho con un infectado con esa variante. La prueba PCR les dio positivo tras una media de cuatro días, en lugar de seis, como ocurría con las primeras variantes. Además, la carga viral resultó 1.200 veces mayor en la primera prueba positiva que en las variantes originales del virus.

Ahora bien, ¿qué resultados recopilaron cada una de las vacunas? En el caso de Pfizer BioNTech y AstraZeneca Oxford, son varios los datos. En el caso de la compañía farmacéutica norteamericana, que en alianza con la empresa de biotecnología alemana BioNTech desarrollaron la primera vacuna de ARN mensajero en ser aplicada en los brazos de millones de personas por primera vez en la historia de la ciencia, desde Pfizer reiteraron que su formulación es eficaz contra la mutación Delta e incluso agregaron que planean estudiar una fórmula pensada y dirigida contra esta variación del SARS-CoV-2. Lanzarán ensayos clínicos en agosto.

Con el esquema completo de la vacuna de ARN mensajero que consta de dos inyecciones cada 21 días, es probable que se esté protegido contra la infección asintomática de la variante Delta. (REUTERS)

¿Qué sucede en relación a la prevención de la infección y por lo tanto transmisión y propagación? Con el esquema completo de la vacuna de ARN mensajero que consta de dos inyecciones cada 21 días, es probable que se esté protegido contra la infección asintomática de la variante Delta. Diversos estudios muestran que en Canadá se logró un 56% de protección; ensayos en Escocia mostraron un 33% de inmunidad y pruebas similares en Inglaterra, también un 33%. Frente a la hospitalización en pacientes con la variante Delta vacunados con Pfizer, la eficacia registrada en estudios fue del 96% en Inglaterra y 93% en Israel 93%.

También con una dosis de esta vacuna es probable que se esté protegido contra la hospitalización frente a la variante Delta. Así lo muestra la eficacia registrada en estudios realizados en Inglaterra que mostraron un 94% de protección y un 78% en ensayos llevados adelante en Canadá, 78%.

Similar son los resultados arrojados por AstraZeneca, inoculante aplicado masivamente por la Argentina contra el COVID-19. Esta vacuna de plataforma de vector viral no replicativo de chimpancé, consta de dos dosis aplicadas en personas mayores de 18 años y su segunda aplicación se indica de 28 a 84 días después de la primera. Su eficacia general ronda el 76% en ensayos clínicos en los Estados Unidos.

Frente a la variante Delta, una dosis de la vacuna de Oxford AstraZeneca es probable que genere una protección contra la infección sintomática de la mutación, con una eficacia informada en estudios del 67% en Canadá y 33% en Escocia e Inglaterra. En cuanto al riesgo de hospitalización, se registró una eficacia informada en estudios del 88 % en Canadá y 71% en Inglaterra.

Con el esquema completo, es decir con dos dosis, AstraZeneca Oxford es probable que genere protección contra la infección sintomática de la variante Delta, con una eficacia informada en estudios del 61% en Escocia y 60% en Inglaterra. Por último, con las dos inoculaciones y en relación al riesgo de hospitalización, la compañía farmacéutica informó que registró un 92% de cobertura en Inglaterra.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) informó días atrás que su vacuna Sputnik V es la más eficaz contra la variante Delta del coronavirus, según comprobó luego de un estudio científico reciente (EFE)

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) productor de la vacuna de origen ruso informó días atrás que su vacuna Sputnik V es la más eficaz contra la variante Delta del coronavirus, según comprobó luego de un estudio científico reciente. “Sputnik V es más eficaz contra la variante Delta del coronavirus, detectada por primera vez en la India, que cualquier otra vacuna que haya publicado resultados sobre esta cepa hasta ahora: el estudio del Centro Gamaleya enviado para su publicación en una revista internacional revisada por pares”, comunicó RDIF, por Twitter, en un posteo en el que no citó la revista científica donde se presentó el estudio.

El laboratorio estadounidense Moderna anunció hace 30 días su vacuna contra COVID-19 “parecía prometedora” contra las variantes del coronavirus. Según resultados en laboratorio la vacuna con tecnología de ARNm de dos dosis produjo anticuerpos neutralizantes contra Delta surgida en la India, así como Beta y Eta, variantes que se encontraron por primera vez en Sudáfrica y Nigeria, respectivamente, según Moderna.

“Estos nuevos datos son alentadores y refuerzan nuestra creencia de que la vacuna Moderna COVID-19 debe seguir protegiendo contra las variantes recién detectadas”, dijo el director ejecutivo de ModernaStephane Bancel, en un comunicado de prensa, mientras las acciones de la compañía subían más de un 4% en las operaciones de hoy después de anunciar los resultados del laboratorio.

El laboratorio estadounidense Moderna anunció hace 30 días su vacuna contra COVID-19 “parecía prometedora” contra las variantes del coronavirus. (REUTERS)

Los vacunados con Johnson & Johnson necesitarán una segunda dosis para protegerse contra las variantes Delta y Lambda. Así lo sugiere un estudio realizado en Nueva York, Estados Unidos. Los científicos plantean que se podría dar una segunda dosis a los ya inmunizados o combinar con otras vacunas. Sin embargo, el laboratorio que la produce sostiene que una dosis brinda alta protección.

El 10 de julio pasadoJohnson & Johnson había comunicado resultados exitosos de dos estudios que realizó -aunque aún no pasaron la revisión de pares- que señalaban que su vacuna de una sola dosis contra el COVID-19 daba una protección alta contra la variante Delta del coronavirus, incluso 8 meses después de la aplicación. Si bien no se dispone aún de un resultado concluyente, la emergencia de las variantes ha puesto en debate si las personas que han recibido la vacuna de una sola dosis – son más de 13 millones solo en los Estados Unidos- podrían requerir de una segunda dosis. Los científicos de la Escuela de Medicina Grossman lo postulan como posibilidad, e incluso sugieren que las personas que han recibido la dosis de Johnson & Johnson podrían acceder a un intercambio con una de las vacunas de ARN mensajero desarrolladas por las empresas Pfizer-BioNTech y Moderna.

La potencial reducción de la protección de la vacuna de Johnson & Johnson es coherente con lo que pasa con la primera dosis de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Esta vacuna tiene una arquitectura similar a la de la vacuna de Johnson & Johnson y la primera dosis brinda sólo un 33% de eficacia contra la enfermedad sintomática causada por la variante Delta.

La protección de la vacuna contra el COVID-19 sigue siendo hasta hoy la única herramienta muy eficaz contra las infecciones graves y las hospitalizaciones causadas por cualquier variante del coronavirus, y los que corren más riesgo siguen siendo los no vacunados, según entrevistas con 10 destacados expertos en COVID-19.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: