EL NUEVO CONFINAMIENTO Politica Sociedad

La brillante jugada de los estrategas del presidente Alberto

La no publicación y difusión inmediata del texto completo del último DNU, ha sido una decisión política.

Decía Víctor Hugo, el autor de Los Miserables, no el vernáculo relator, que cuando hay una crisis, deben multiplicarse los afanes por educar y conocer, ya que el peligro más concreto que abre una circunstancia así, es el de la proliferación de la ignorancia y el miedo. Algo de esto deben saber los estrategas políticos del gobierno nacional, que ha conseguido otro récord, el del tiempo que media entre el anuncio de un decreto -en este caso, de necesidad y urgencia- y su publicación y difusión concretas.

La brillante jugada de los estrategas del presidente Alberto
Omar Gutiérrez durante los anuncios (económicos) en Neuquén..

Casi un día completo de saber que habrá confinamiento (o fase uno) nuevamente en Argentina, por nueve días, sin tener los detalles, la letra chica, el instrumento concreto. Ha sido una jugada maestra. El retraso, la dilación, no solo congeló a todos los gobernadores y sus anuncios de adhesión, sino que desactivó acciones que estaban programadas en contra: cacerolazos, protestas, movidas mediáticas. En ese interregno, se anunciaron medidas económicas paliativas, y los medios tuvieron que ocuparse de eso: más difícil de criticar abiertamente, porque, entre otras cosas, se había reclamado un gesto desde la ayuda económica del Estado ante la posibilidad concreta del nuevo confinamiento. Pasó, en concreto, el viernes. Era el día más peligroso para el gobierno.

El presidente Alberto Fernández hizo los anuncios el jueves de manera general. Algunos detalles se comunicaron ligera y confusamente. Se dejaron para después cuestiones muy concretas y relevantes. Por ejemplo, el tema de quién en definitiva podrá circular como esencial, teniendo en cuenta que la lista de esencialidades había ido aumentando con el tiempo de la ya veterana pandemia restrictiva argentina. Nadie supo con exactitud nada. El verdulero del barrio no sabía desde qué hora y hasta cuándo abriría su negocio. Multiplíquese esa incógnita por miles, por millones.

Así, por ejemplo, en Neuquén, Omar Gutiérrez tuvo lugar para presentar su paquete de ayuda económica para las medidas de la segunda ola con retorno a fase uno, sin hablar de ese capítulo en especial, porque el decreto todavía no estaba. Quedó exento de responsabilidad al respecto. Todos se preguntaban: cómo serán las restricciones, serán iguales que a nivel nacional, en todos los distritos de la provincia, o en algunos no, etc. No hubo respuesta porque no hubo decreto publicado todavía. Y en abstracto, el gobernador (los gobernadores) no hablan.

Ha sido una jugada brillante desde la estrategia política. Un poco siniestra, por supuesto. La palabra siniestra no cae mal en el mundillo que circula por los pasillos de cualquier poder: tiene esa atracción maquiavélica, única, casi erótica, que subyuga a sus ocupantes circunstanciales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: