Historia Sociedad

24 de marzo. Fecha de luto nacional

El 24 de marzo de 1976, las fuerzas Armadas destituyeron a María Estela Martínez de Perón que, que había integrado la fórmulas Peron- Perón en elecciones Nacionales.

La razón era impecable. La situación era insostenible.

Hordas de guerrilleros y de las tres A, asolaban a la población civil, matando y atentando contra la población y las instituciones.

Los montoneros, y las tres A, daban su pelea por el poder en calles, escuelas, hospitales, embajadas, y en cualquier lugar.

Ambos de origen Peronista, dirimían sus cuestiones imprimiendo al país una lógica de terror e inseguridad, aun después de haber logrado su reivindicación histórica “Perón Vuelve”.

Justo lo que esp.ban las Furezas Armadas que se habían ido siilbados y  al son de “se van, se van, y nunca volverán”, tres años antes.

Y volvieron.

Y dejaron al país la marca registrada de la cobardía institucional de sus mandos, y dos inventos macabros, por el que nos conocerían en el mundo:

  • La figura del desaparecido
  • Su propia condición de verdaderos subversivos, ya que actuaron sin salvaguarda legal legal.

Correspondía dictar la ley marcial y hacerse cargo de la lucha antisubversiva. No quisieron, y subvirtieron las normas de convivencia no sólo de los Argentinos, sino los de la sociedad mundial en su conjunto.

Siete años después, y habiendo cometido todo tipo de atropellos, de los más perversos, y hasta el de mandar a jóvenes sin instrucción a pelear por las Malvinas sin equipamiento, armamento ni entrenamiento, debieron abandonar el poder.

Raúl Alfonsín inspiró a la UCR a juzgar a los genocidas en tres niveles, mientras el Peronismo, le dio mandato a Italo Luuder para que validara la ley de autoamnistía dictada por los mismos genocidas.

Sa hizo el juicio tal había prometido Alfonsín, y el Fiscal Julio Srassera representó al pueblo argentino como Fiscal.

No hubo más golpes militares en la argentina, pero la conducta de los jueces de la Cámara y el Fiscal secundado por el Fisca Auxiliar Luis Moreno Ocampo, concluyeron su trabajo, mientras habían expuesto su vida.

Queremos recordar hoy, en el día de la mayor inmolación institucional de la patria, a ese fiscal ejemplar, modesto y gigante ejemplar de nuestra justicia, con la nota adjunta: “Don Julio del Nunca más” publicada hace 11 años en los medios.

Ahi va:

“Don Julio del Nunca Más”                                 , por Alfredo Leuco

En medio de la disputa por Papel Prensa y la utilización de los derechos humanos como legitimación de argumentos en disputas mafiosas, Osvaldo Papaleo dijo que “julio Strassera no tiene autoridad moral” para hablar del tema. Vayan estas líneas como respuesta y reivindicación de Strassera y, a 25 años, del Juicio a las Juntas Militares.

El doctor Julio César Strassera ya entró en la leyenda de la democracia recuperada y de la defensa de la justicia. A 25 años de aquel Juicio a las Juntas Militares que ordenó el presidente Raúl Alfonsín hoy puede decirse que ese momento fue refundacional, basado en el coraje cívico y en la ética republicana.

Don Julio hoy es un ciudadano común que fuma mucho y camina lento por las calles y que muy pocos conocen. Desprecia los homenajes pero aunque él no lo quiera ya es un prócer que deberíamos bendecir de una vez por todas. Los bigotazos blancos y las ojeras profundas lo hacen insólitamente cada vez más parecido a Alfonsín que fue el político que lo convenció para que se jugara la vida por todos nosotros. Y no estoy exagerando. Ser el fiscal acusador de aquellos terroristas de estado encabezados por Videla era jugarse la vida. Exponerse a los atentados, a tantas amenazas de muerte para él y su familia.

En aquellos tiempos los genocidas y sus patotas tenían poder y capacidad de daño. No era fácil como ahora hablar de los derechos humanos y condenar a los asesinos de uniforme. Hay que decirlo para que haya memoria histórica. Para que ningún recién llegado al tema se haga el guapo descolgando cuadros ahora cuando en su momento no se le recuerda un solo gesto de defensa de los presos políticos o de lucha por los derechos humanos. Ahora es fácil, repito.

Ahora se hacen los valientes porque cazan dinosaurios en el zoológico y se creen revolucionarios. Y don Julio que lo fue de verdad anda calladito y humilde por la vida.

Don Julio inmortalizó aquellas dos palabras, aquellos dos rezos laicos que lo decían todo: Nunca más. Todavía hoy tiemblo todo cuando me parece escuchar su voz cavernosa diciendo con firmeza: “Señores jueces: quiero renunciar expresamente a toda pretensión de originalidad para cerrar esta requisitoria. Quiero utilizar una frase que no me pertenece, porque pertenece ya a todo el pueblo argentino. Señores jueces: Nunca más”.

Don Julio es de esos argentinos que condenaron todas las formas de la muerte y las combatieron con todas las formas de la vida. Aquel juicio fue una bisagra en la historia de este país. Nadie en el mundo se atrevió a hacerlo. Aquel proceso legal fue inédito aunque algunos lo comparen con el juicio de Nuremberg a los nazis. Pero el nuestro fue el único hecho por tribunales civiles. Videla y Massera fueron condenados a reclusión perpetua por señores de saco y de corbata que esgrimían solamente un arma: la constitución nacional.

Don Julio consideró inmoral el indulto otorgado por el ex presidente Carlos Menem y se retiró de la función pública y bajó su perfil con sus ojos cargados de tristeza. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos. Pero Julio César Strassera hace 25 años se transformó en un mito. Lejos del bronce, don Julio hoy es un monumento a la ley pero hecho de carne y hueso. De vida y libertad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: