Femicidio Sociedad

“La nena de Guadalupe nos da fuerzas a todos para seguir”

A un mes del brutal femicidio de Guadalupe Curual, su hermano habló como era ella, cómo se enteraron y cómo es criar a la hija.

Hace un mes que Guadalupe Curual ya no está, que Guada falta, que Juli -como le decía su familia- fue brutalmente asesinada por su ex pareja Bautista Quintriqueo en pleno centro de Villa La Angostura, quien luego, cobardemente intentó dos veces quitarse la vida y falleció producto de las heridas que se infligió.

Tras el femicidio de la joven madre de 20 años, el juez que debía actuar para evitar este desenlace renunció; pero su familia no pierde las esperanzas de tener algo de justicia terrenal. Para ellos la divina la obtuvieron cuando el femicida falleció.

“Juli era una persona a la que siempre la ibas a ver alegre con una sonrisa. Yo la verdad que me quedó con eso de ella, con su alegría, con sus ganas de darle para adelante, de progresar y con sus ganas de darle lo mejor a su beba”, expresó Esteban Curual, hermano de Guadalupe.

Este martes 23 de marzo se cumple un mes desde que Quintriqueo la asesinó de una puñalada, tras interceptarla en la calle cuando ella estaba con la hija de ambos y su novio, un joven policía.

Guadalupe Julieta Curual “tenía 20 años porque ella era del 2000, cumplía los 21 el 29 de junio”, recordó su hermano que tiene 26 y que explicó que le decían Juli porque la mamá de ambos se llama Guadalupe también. Así, cuando terminó la primaria en Villa Llanquín, donde hoy vive su hermana más grande y su papá, comenzó la secundaria en Pilcaniyeu en un “tipo internado”, donde estaba toda la semana y los findes regresaba con su familia. Luego, los últimos años cursó en Dina Huapi, mientras convivió con Esteban.

“Ella quería independizarse, como también había hecho yo. Cuando empezó la universidad, se quedaba en un hogar que tienen ahí en Bariloche para los alumnos, pero no le resultó y se fue a vivir a La Angostura con mi prima”, detalló su hermano Esteban. Fue así que Guada comenzó a trabajar en comercios.

Al tiempo inició una relación con Quintriqueo. “Sabíamos que el chico era más grande y conocíamos a la familia de nombre, como mi papá tenía caballos y participaba en las jineteadas, donde su familia tenía un grupo de chamamé, pero de ahí nomás”, indicó su hermano, quien dijo que incluso el femicida viajó con ella a Villa Llanquín para conocer a su familia. “Cuando me enteré que estaba embarazada, la felicité, pero le dije que era muy chica y tenía que ser consciente de lo que estaba pasando. Ella me dijo que fue algo planeado, se la notaba bien”, confió Esteban y recordó que Guadalupe tuvo a su hija en Bariloche, donde vive él con su pareja, por lo que después las llevó a La Angostura a la casa donde convivía con Bautista.

La siguiente vez que la vieron, pandemia de por medio, fue el 7 de febrero de este año, cuando las dos viajaron a la casa de Esteban y se reunieron con su papá y su hermana para celebrarle el cumpleañitos de un año a su hija. Compartieron un lindo momento en familia y después Guada con su beba volvieron a La Angostura. Esa fue la última vez que la vieron, con vida.

Previamente, en enero y “por los estados de Whatsapp que subía”, Esteban notó que algo pasaba. Así fue que su hermana le confesó que se había separado de Quintriqueo y en la reunión familiar se enteraron que lo había denunciado porque “una vez fue a hacerle quilombo al trabajo, después supimos que había sido una amenaza con cuchillo”. Fue cuando arribaron a la casa de Guada y encontraron las denuncias, no sólo esa, sino varias.

Bautista Quintriqueo es el femicida de Guadalupe Curual.
Bautista Quintriqueo es el femicida de Guadalupe Curual.

Esa noche del 23 de febrero, Esteban recibió un mensaje por audio de Quintriqueo. “Me decía si sabía algo de Julieta, que andaba en cualquiera y que anda con amigos que piensa que son amigos, pero no”, pero ese mensaje lo escuchó junto a otro de texto que decía “Llévensela”. Es por ello, que cerca de las 21:10, le respondió y le dijo que no sabía donde estaba, que tenía conocimiento de que no había cumplido unas visitas y que no sabía a qué se refería con “llévensela”. El femicida le respondió: “Tebi todo bien. Yo con vos y tu viejo no quiero tener un problema”. Lo siguiente que supo Esteban fue el llamado de un conocido que lo alertaba de que Guadalupe había sido apuñalada y a los pocos minutos, otra comunicación que anunciaba lo peor: “Juli acaba de fallecer. No llegó al hospital”.

Esteban le avisó a su hermana que vive en Villa Llanquín de lo sucedido para que le avise a su papá y emprendió viaje a La Angostura. “Por lo que había pasado, les permitieron cruzar la balsa y llegaron como a la 1:30”, recordó el joven. Una vez en la localidad neuquina, fueron al hospital donde les explicaron lo que había pasado, también se enteraron que el femicida estaba internado porque “se había intentado suicidar”.

“Fui todo el viaje pensando en la nena, cómo estaba. Cuando llegué me dijeron que estaba bien y al otro día tuve una cita con Desarrollo Social por la nena. El viernes nos dieron la nena y viajamos a sepultarla”, contó. Guada descansa junto a su abuelo en Villa Llanquín y su hija quedó en custodia de su hermano y la pareja de él.

Un alivio en parte

Una semana después, ya con la guarda de la nena, con su mamá que pudo viajar desde Chile gracias a las gestiones que hicieron en el consulado pese a las restricciones de la pandemia, se enteraron que Bautista Quintriqueo había fallecido. “Cuando estaba llegando al hospital de Bariloche para hacerle un chequeo a la nena, me llamó el abogado y me informó”, indicó Esteban sobre la mañana del 2 de marzo.

“Digamos que no sentí felicidad, pero sí aliviado. Por más que haya sido una mierda todo esto para nosotros, no le deseo la muerte a nadie. Yo sentí un alivio inmenso. Nosotros confiamos un montón, pero podíamos llegar a tener una perpetua y él iba a estar en su derecho de pedir ver a su hija. Siento que fue un poco de justicia divina”, expresó el hermano de Guada, quien aún confía en que puede haber algo de justicia terrenal.

Julián Campos

El día de los incidentes afuera de los juzgados de Villa La Angostura, Esteban estaba declarando ante la fiscalía. “Nosotros no somos de armar lío. Son formas con las que no estamos de acuerdo, porque si queres apagar la violencia con más violencia, creo que no tiene ningún sentido. Yo entiendo que la gente estaba enojada, pero que nos queda a nosotros. MI hermana no vuelve más, solo queda tratar de hacer justicia por dónde se hace, que es acudiendo a la justicia”.

Hoy todas las denuncias que había radicado Guadalupe están en manos de su abogado Marcelo Hertzriken Velasco. “Vamos a hacer una denuncia penal al juez y al Estado, fueron un montón de factores que indican que esto se podría haber evitado. Cuánto tiempo hay que esperar para que hagan algo, la primera denuncia era de hace unos 6 o 7 meses antes. Incluso nos enteramos que tenía denuncias de una ex pareja en 2016”, resaltó indignado Esteban.

-> La fuerza de la hija de Guada

Hoy el motor de todos es la pequeña de apenas un año y un mes. Cuando Quitriqueo los interceptó esa noche, y ante la insistencia del agresor golpeando el capó y los vidrios con un cuchillo, el novio de Guada tomó a la beba y la puso a resguardo en el piso, cerca del auto. “Según me contó el chico, a quien no conocíamos porque era una relación reciente, ese día llegaron de pasear de Villa Traful y a Guada le llovieron un montón de mensajes, entre ellos de su amiga alertando que Quintriqueo estaba loco y la andaba buscando”, describió Esteban sobre lo que le contó el joven policía, una vez ya recuperado del ataque del femicida.

Ante esos mensajes, él le dijo que se quedara tranquila y en segundos, se les apareció Quintriqueo. “Me dijo que empezó a golpearles el auto con el cuchillo, que se fue para el lado de mi hermana, le pego dos veces al vidrio sin romperlo y antes del tercer golpe, tomó a la beba y la puso en el piso. Cuando dejó a la beba en el piso, sacó a mi hermana y le dijo que corriera, que se vaya. Ahí fue donde el otro –el femicida- le empezó a pegar al muchacho y ella quedó en shock. Recién cuando lo vio en el piso, empezó a correr y lo demás es lo que todos conocemos”, sostuvo Esteban sobre el brutal femicidio.

La pequeña fue resguardada en bomberos y luego, llevada a la gente del Municipio, que finalmente le dieron la guarda por intermedio de una orden de la jueza subrogante a Esteban. “Lo tomamos con mucha responsabilidad. Nos cuesta un poco ahora que está empezando decir sus primeras palabras y el otro día le dijo mamá a mi novia. Eso te parte el alma, porque no podemos decirle que somos los tíos. No aún, más adelante cuando crezca sí, ella tiene derecho a su identidad”.

Para Esteban y su pareja tener la custodia de la hija de Guada fue como ser “padres de golpe”. Ellos no tenían hijos, pero ahora la pequeña es su motor de vida. “La nena hoy en día es todo. Ella me da la fuerza, de ahora en más todo lo que haga es por la nena y por mi hermana. Tengo que darle el mejor futuro posible”, expresó y agregó que toda la familia quedó destrozada. “Estamos tratando de salir adelante, mi papá está más quebrado, pero todos tenemos el mismo objetivo que es el futuro de la nena. Eso nos da fuerzas”.

Julián Campos

-> Denunciarán al ex juez Videla y los funcionarios judiciales

Marcelo Hertzriken Velasco, el abogado querellante que representa a la familia de Guadalupe Curual, adelantó que este martes presentará una denuncia contra el ex juez multifueros Jorge Alberto Videla, quien renunció a los días del femidicio de la joven y evitó el jury, y funcionarios judiciales de Villa La Angostura.

“Vamos a promover la acción penal por homicidio culposo, incumplimiento de los deberes de funcionario público y omisión de promoción de la acción penal contra quien fuera juez de la causa en el marco de la Ley 2785, así como contra los funcionarios judiciales pertinentes por no cumplir las medidas que enmarca dicha ley”, sostuvo el abogado y confió que prevén presentarla este mismo martes en Villa La Angostura.

Cabe recordar que Guadalupe había denunciado a Quintriqueo en más de una oportunidad y que todo quedó en el fuero de Familia; que la oficina de violencia municipal había catalogado el caso de ella como “moderado/alto”; y que el femicida tenía una restricción de acercamiento.

Sin embargo, nada de eso bastó. La joven fue asesinada a sangre fría en plena Avenida Arrayanes, a metros del ACA, por quien fuera su ex pareja y padre de la hija que tuvieron juntos.

Guadalupe de bebé junto a su hermano, su papá y su mamá.
Guadalupe de bebé junto a su hermano, su papá y su mamá.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: