Historia Sociedad

El Centro Cívico de San Carlos de Bariloche cumple 81 años

El 17 de marzo de 1940 fue inaugurado el Centro Cívico, luego de tres años de intenso trabajo y con un diseño innovador para la época en el país. Un conjunto edilicio que reunía las principales instituciones del Bariloche de aquellos años.

Ernesto de Estrada, el arquitecto que lo pensó y diseñó, era por entonces un joven recién recibido que había tenido la oportunidad de estudiar urbanismo en Francia, donde luego un profesor le recomendó que recorriera los pequeños pueblos de la zona, para aprender e implementar los conocimientos adquiridos.

“Así pasaron dos años junto a un compañero de Tucumán y otro de Uruguay. Luego volvió al país y se enteró de esta convocatoria para diseñar los edificios institucionales de Bariloche”, recordó su hijo y presidente de la Biblioteca Sarmiento, Gonzalo de Estrada.

Exequiel Bustillo había comenzado tiempo antes, su interés por el crecimiento poblacional y político de la Patagonia. Integró a la Comisión de Parques Nacionales desde donde impulsó la ley de creación de los Parques Nacionales Argentinos. Más tarde fue designado presidente del Directorio y fue en ese momento cuando Bustillo puso en marcha su visión del desarrollo de Bariloche.

“Bustillo puso la palabra turismo por arriba de todo. Siendo el presidente de Parques Nacionales era algo remarcable”, consideró De Estrada. Así fue como comenzó con la idea de impulsar edificios y diseños planificados en la ciudad para instalar el palacio municipal, el correo y un edificio para la policía.

Con la idea de presentar una propuesta urbanística, llegó Ernesto de Estrada a la ciudad. Tenía unos 27 años y a pesar de no tener experiencia laboral, tenía las ideas traídas de Europa. “Bustillo le dijo que quería varios edificios porque había muchos lotes en la ciudad, pero papá le presentó un diseño en el que estuviera todo en el mismo lugar, un Centro Cívico, idea todavía muy poco implementada en el país”, comentó.

En primer instancia, el Centro Cívico estaría emplazado en el lugar donde ahora se encuentra la iglesia Catedral, pero las proporciones del terreno no eran suficientes. “Fue allí cuando Primo Capraro ofreció el terreno en el que tenía su aserradero, un enorme lugar frente al actual puerto, con casas y maquinarias “, recordó De Estrada.

El joven arquitecto proyectó la Biblioteca Popular, el Museo, la Comisaría, la Municipalidad, la Secretaría de Turismo, el edificio de Correos y Telégrafos, el de Aduana y réditos, una confitería y los espacios verdes. Pero además, también diseñó la traza de la avenida Costanera, las escalinatas que unen algunas calles céntricas, el muro de piedra que divide la avenida Mitre y muchas casas y edificios de la zona.

“Primero que nada, hubo que desarmar la totalidad de casa, galpones, tinglados e infraestructura  del aserradero. Luego con las maquinarias de esa época comenzar a realizar los movimientos de tierra para poder nivelar los distintos sectores de esas cuatro manzanas”, relató el hombre que hace años se encarga del manejo de la biblioteca que diseño su padre.

La obra diseñada por De Estrada fue encargada a la empresa constructora Christiani y Nielsen radicada en Buenos Aires, firma que a su vez depositó en manos de Enrique Lunde, un ingeniero dinamarqués llegado a la Argentina en 1922, el rol de subcontratista y al ingeniero Anker Andersen la representación técnica.

El 1 de diciembre de 1937 comenzaron los trabajos que 16 meses después, estaba concluida. Para ello, fue necesario el trabajo de más de 400 personas, “paisanos de la zona, europeos de distintos países, chilenos, gente de todos lados que llegó a trabajar en la construcción de este maravilloso edificio”, sostuvo y agregó “me imagino las distintas cuadrillas donde seguramente se agrupaban en base a nacionalidades, hábitos y costumbres en sus modos constructivos, ni pensar en cómo poder dirigir y coordinar esos grupos donde seguramente habría quién traduciría las indicaciones y porque no más de una metida de pata por haber interpretado erróneamente alguna directiva”.

La obra se realizó en hormigón armado con mampostería interior de ladrillo y bloque, fue luego revestido con maderas de ciprés y con piedra toba color verde que fue extraída del cerro Carbón. Las cubiertas de los techos fueron realizadas con pizarra negra, las carpinterías con marcos de incienso amarillo y hojas de roble y los pisos interiores con tablones de pinotea, mosaico granítico y piedra laja.

Luego, Alejandro Bustillo donó un pedestal que se instaló en la plaza denominada tiempo después, Expedicionarios del Desierto, donde el escultor argentino Emilio Jacinto Sarniguet realizó la polémica estatua de Julio Argentino Roca.

Cuando se finalizó la construcción se instaló además, el reloj de la torre principal en el que dos veces por día se asoman dos figuras de madera:  El primer habitante, el poblador originario y luego el misionero, figura que homenajea a los jesuitas y franciscanos que recorrieron estas tierras. El reloj fue realizado por la marca Weule y fabricado en 1933. Entre 1940 y 1941 fue instalado en la plaza.

Otro de los edificios del Centro Cívico es el destinado al Museo de la Patagonia que ocupa el ala Este del complejo y fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1987, al igual que el resto del conjunto edilicio. Hacia 1960 se ampliaron el edificio de la Aduana y la Policía y con los años fueron agregándose nuevas obras y espacios.

“Todos los años destacamos un aspecto de la construcción del Centro Cívico, y uno de ellos es el costado humano”, manifestó De Estrada y añadió “por eso queremos agradecer a cada uno de los que estuvieron en la construcción,  desde los que empujaban carretillas con tierra, los que levantaban paredes, los que doblaban hierros ,los armadores de techos, los carpinteros colocando puertas, ventanas y revestimientos de madera, los picapedreros  revistiendo con piedras, herreros, plomeros, electricistas, calefaccionistas, jardineros y demás oficios que se lucieron brindando lo mejor de cada uno”, finalizó. (ANB)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: