Curiosidades Sociedad

Apareció una lamprea en el Limay: qué es este extraño pez

Son vertebrados parásitos de peces que datan de millones de años. No significan un riesgo para los humanos y son bastante habituales en la región.
Apareció una lamprea en el Limay: qué es este extraño pez

En las últimas horas, la imagen de una lamprea hallada en el río Limay, a la altura de los balnearios de Plottier, sorprendió a propios y extraños. No solo porque no es habitual que se muestren a los humanos, sino por sus extrañas características físicas. “No significan un riesgo para las personas, solo son parásitos de peces”, explicó Jorge Curoda, especialista del Departamento Ecología Acuática del Centro de Ecología Aplicada del Neuquén.

Aunque resultan impactantes por sus pequeños dientes en forma de espiral y su similitud con las sanguijuelas, no solo no representan daños para las personas, sino que tampoco “tienen boca con mandíbula propiamente dicha. Tienen una ventosa con pequeños dientes que se adhieren al cuerpo del pez absorbiendo sangre para nutrirse”, explicó Curoda.

No se trata de un tipo de peces, sino que son pertenecientes a la especie de los vertebrados y, aunque parezca difícil de creer, no se comen a sus víctimas, sino que son una especie parásita que “los debilita hasta desprenderse para salir a buscar otro huésped”.

Según explicó el especialista, se trata de animales que son “nativos y que ingresan al río con fines reproductivos”. Es decir, son una especie bastante habitual por estas latitudes pero no suelen mostrarse fácilmente a los ojos humanos, aunque cada tanto “se los encuentra”, como sucedió esta vez en las costas del río.

Si bien parece extraño chocarse con una lamprea por estos pagos, no hay motivos para asustarse, ya que son el grupo de vertebrados que poseen el registro fósil más antiguo del planeta y su origen data de 530 millones de años, incluso desde siglos antes que los grandes dinosaurios del Jurásico. Según las tradiciones maoríes, son una especie de adaptación de una anguila gigante de hace miles de millones de años y nunca se comieron a nadie.

“Antes de la construcción de las represas sobre la cuenca del Limay, estas lampreas podían remontar hasta el río Collón Cura. Hoy, tienen una distribución más limitada”, explicó Curoda. Si alguien, por alguna circunstancia da con una lamprea, no tiene por qué asustarse. De hecho, las tradiciones aborígenes tienen la costumbres de utilizarlas en su dieta y en algunos países europeos también. Pero, aunque son ricas en proteínas, no hay registros de neuquinos que la sirvan en su mesa. (fuente:LMN)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: