ATE Gremiales Sociedad

Quintriqueo y Marillán, sin nada más que hablar

ATE, el sindicato más combativo de la provincia, está en crisis. Así lo confirmaron, a este medio, allegados a la conducción del gremio.

Diferencias insalvables entre el Secretario General, Carlos Quintriqueo y el Secretario Adjunto, Jorge Marillan, ocasionaron la ruptura de la dupla estatal. Las discusiones estarían relacionadas con la posición oficial asumida frente al no pago de los salarios de abril con el incremento, según IPC, comprometido mediante acta a principios de este año.

Colaboradores de la conducción del gremio y legisladores provinciales, con fuertes vínculos con el gremio, señalaron al 24 de abril como el día en el que los “matices” entre Quintriqueo y Marillan tomaron estado público, puertas adentro de la estructura sindical.

El desenlace, fue al término de la reunión que ambos mantuvieron junto a los ministros de Seguridad y Trabajo, Vanina Merlo y de Hacienda, Guillermo Pons.

El encuentro había surgido a instancias de un pedido de ATE para determinar la situación financiera de la provincia y como haría frente, la administración del gobernador Omar Gutiérrez, al pago de los sueldos de abril. El informe de los representantes del gobierno fue lapidario.

No había dinero para hacer frente al pago de los salarios y no tenían forma de hacerse de los fondos sin acudir al Tesoro Nacional. Dicen los allegados, a Quintriqueo y Marillan, que después de esa reunión “nada fue igual”.

Siete días más tarde, el gobierno anunció el cronograma de pago de los sueldos sin aplicar el aumento previsto según la variación del IPC Enero-Marzo. Fue el tiro de gracia para la relación del dueto que compartía la conducción de ATE. Las diferencias fueron tan evidentes que Marillan y “su gente” se replegó a sus puestos de trabajo originarios.

Por estos días, conserva el cargo de Secretario Adjunto pero cumple sus tareas de portero en el establecimiento que lo catapultó a los primeros planos del sindicalismo neuquino. El quiebre estaría generando inconvenientes hacia abajo de la estructura del gremio.

Los paros de actividades lanzados por estos días en el Hospital Centenario y en el Castro Rendón, son una de las muestras del estado deliberativo en el plantel de delegados.

Las diferencias están centradas en el modo en que el sindicato se ha parado frente a las decisiones que el gobierno adoptó en la liquidación de los sueldos y el goteo del aguinaldo.

El malestar iría en aumento y muchos entienden que las diferencias entre ambos dirigentes se profundizan día a día. A tal punto que los paros decididos, por sectores, tendrían la venia del sector que hoy reniega de las “buenas ondas” con el gobierno provincial.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: