Actualidad Salud Sociedad

El paso del presidente Fernández dejó críticas entre los vecinos y comerciantes

La visita presidencial dejó preocupación por la cantidad de gente que entró. El turismo pide definiciones.

Villa La Angostura está “blindada” y a pesar de que ya no tiene casos de coronavirus, la sociedad está alerta y cayó en ese dilema entre no tener contagios y abrir urgente la economía, anclada al turismo mundial en el Cerro Bayo.

El paso del presidente Alberto Fernández dejó críticas entre los vecinos y comerciantes, sobre todo por el movimiento de “gente de afuera”, como lo definieron en varios audios que circularon y con una caravana de vehículos que se manifestó por toda la ciudad.

Hubo quejas y hasta se habló de toda una comitiva que cenó en un restorán de la localidad, cuando las normas no lo permitían. Y la ciudad empezó a ser un hervidero, mezclado con la política.

Desde ya, acceder a la ciudad es complejo para cualquiera y el equipo periodístico de LM Neuquén, como todos, estuvo sujeto a varios controles, donde se dejaron datos personales cuatro veces, medición de temperatura y prohibición de hacer compras en forma personalizada en todo el ejido.

 

Los controles de ingreso fueron estrictos y la información que se dio desde la Policía del Neuquén señala que ese día hubo un ingreso de poco más de 100 personas a la localidad. El cumplimiento del protocolo fue tan exhaustivo que se tardó más de una hora antes de acceder a la Villa, entre el control de la documentación, la verificación de barbijos, el distanciamiento social y la desinfección de vehículos.

También en el Centro de Convenciones de la ciudad el blindaje sanitario fue profundo, y con un estricto control de distanciamiento social para la prensa debido al espacio del lugar. “La clase baja recibe ayuda de todos lados, como la recibe siempre, y la clase media no recibe ayuda de nada, porque de todo lo que publicaron que dijo el gobierno nacional no recibieron nada”, dijo Lorena, quien trabaja en la ciudad, que no vive una crisis tan grande desde la erupción del volcán hace nueve años, cuando hubo un bloqueo de más de cinco meses, donde los comerciantes fueron asistidos por el gobierno provincial y nacional, debido a la clausura de la temporada invernal.

“La situación está bastante controlada con la cuarentena. Los comercios están con la puerta cerrada, este pueblo vive del turismo”, explicó Fernanda, empleada de una farmacia de la localidad. Por ahora, se están armando protocolos para el turismo, pero nada se dice de abrir el cero.

Compleja vuelta a la “normalidad”

¿La vuelta al esquí?

Tanto La Angostura como San Martín de los Andes esperan señales para la vuelta a una temporada invernal que está cada vez más lejos.

La actividad privada

El 70 por ciento de la actividad en la Villa es privada, sobre todo en la construcción y el derrame del sector turístico. Sin este eje, los comerciantes no pueden facturar en un año para el olvido.

LEÉ MÁS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: